Ángel González Jareño rumbo a Hungría

angeljarenohungria2019

Ángel González Jareño pone rumbo a Hungría, del 28 al 30 de octubre, a hacer lo que más le gusta, formar. Dentro de un Programa de Entrenamiento propuesto y diseñado por la AEEB, entrenará a las categorías de formación del Alba Fehérvár. Trabajará durante tres días, con los jugadores y entrenadores del club húngaro, aspectos técnicos y tácticos, individuales y colectivos, donde el aprendizaje y la educación son las principales metas.

AEEB: Buenos días Ángel. Más de 40 años como entrenador de baloncesto, se dice pronto. Has entrenado en colegios, clubes y federaciones ¿Con qué te quedas de todos estos años?

Con las personas con las que he compartido mi vida deportiva durante todo este tiempo: entrenadores, jugadores, padres, árbitros, directivos, periodistas, etc. Cuando el tiempo pasa, los logros deportivos quedan escritos en tu Currículum y entran a formar parte de tu historial deportivo. Por el contrario, las relaciones personales, los recuerdos y las vivencias te siguen acompañando el resto de tu vida y continúan formando parte de tu presente.

AEEB: Tienes un libro titulado “Baloncesto para Educar”. ¿Cuál es el papel actual del entrenador de formación en la educación de los jugadores?

De entrada el mayor de mis respetos para todos ellos ya que hacen todo lo que pueden y saben, realizando en muchos casos grandes esfuerzos económicos, laborales, familiares, etc.

Dicho esto, nuestro deporte está muy influenciado por el baloncesto profesional por lo que los entrenadores recibimos mucha información de éste mundo (internet, clínics, etc.) y lo trasladamos al de la formación. Esto hace que los más pequeños, niños y adolescentes, sean entrenados como adultos cuando no lo son. Los obligamos a que se adapten a nosotros en lugar de hacerlo a ellos. Un ejemplo evidente de esto es la obsesión por la victoria, por el resultado inmediato. Los entrenadores de cantera creen que su obligación es ganar en lugar de formar y educar a los que entrenan no habiendo, por tanto, diferencia alguna con un entrenador de liga ACB.

Con esta mentalidad es imposible que nadie piense en que el deporte puede utilizarse como herramienta educativa, estando convencidos de que educar es algo exclusivo de los padres. En consecuencia se dedican únicamente a entrenar y competir pensando más en sus propios intereses que en los de sus deportistas.

Una de las razones para que suceda esto es que durante su formación como entrenadores de base nadie les ha explicado a quién están instruyendo (sus capacidades, sus necesidades, sus motivaciones, su proceso evolutivo, etc.) y cuál tiene que ser su papel.

AEEB: ¿Cuál es el mejor entorno para que el entrenador de formación desarrolle óptimamente su actividad?

El entorno ideal sería formar parte de un club que posea un programa de formación durante toda la etapa escolar (hasta el último año Junior) que establezca todas las acciones que se van a realizar en cada una de las categorías, que tenga como objetivo la formación integral de los deportistas (personal, académica y deportiva) y que cuente con los padres como parte fundamental del mismo.

Este programa serviría al entrenador de guía para conocer a quién va a entrenar, saber qué tiene que enseñar a nivel deportivo y de desarrollo personal, cómo hacerlo, entre otras cosas, sabiendo que tiene el apoyo y la cooperación de los padres y de la entidad.

En un entorno así, la labor del entrenador se facilitaría mucho, le haría sentir parte de algo importante, colaboraría con los padres en la formación y sobre todo sería bueno para el aprendizaje y el desarrollo de los grandes protagonistas del juego: los niños y adolescentes que lo practican, quienes serían los grandes beneficiados de esta situación.

AEEB: ¿es compatible la formación con la competición?

Absolutamente compatible. Lo que sucede es que personalmente, me importa más lo primero que lo segundo. Si un niño empieza a jugar al baloncesto a los 8 años me parece poco lógico y nada efectivo hablarle de la importancia del resultado del próximo partido o en ganar el campeonato cuando le quedan más de 10 años (hasta los 18) para seguir desarrollándose. En otras palabras, le doy más importancia al proceso de mejora deportiva y del desarrollo personal que al resultado inmediato de una competición o de un campeonato. Entiendo la victoria, el ganar, como una consecuencia de hacer bien aquellas cosas que son buenas para mis deportistas, a nivel humano y deportivo.

Estoy convencido de que cuando los entrenadores tienen la voluntad de formar, los deportistas aprenden, se divierten, se esfuerzan, interiorizan habilidades sociales, hábitos de comportamiento, actitudes deportivas, trabajo en equipo, etc., existen más posibilidades de ganar incluso sin perseguirlo.

AEEB: Este es un proyecto AEEB en Hungría para preparar entrenadores como formadores. ¿Qué esperas de este proyecto y de la propia AEEB?

De la AEEB no puedo esperar otra cosa que lo que viene haciendo desde hace mucho tiempo: ayudar a que el mundo del entrenador se enriquezca de conocimiento y experiencias para lograr que nuestro baloncesto nacional siga estando entre los mejores del mundo además de expandir su influencia a otros países que necesitan de su colaboración.

En cuanto al proyecto en Hungría es una gran oportunidad para compartir vivencias y conocimientos con otros entrenadores con la seguridad de que todos aprenderemos de la experiencia.

AEEB: Encantado de hablar contigo, muchas gracias por tu tiempo y disfruta de la experiencia.

 

ZONA DE ACCESO

Social Media

Colaboradores

febBA color horizontal ligaendesa2014 csd coe logocnednuevo aceb logonuevo2011 aemebal asepreb2019

 

fiba logo quer logoeuabc WABCLOGO

   

andalucia aragon asturias baleares canarias cantabria fbclm2019 CastyLeon CATALANA logo web FBC Extremadura Galicia Madrid Melilla Murcia Navarra PaisVasco Rioja Valencia

 

Copyright © 2014 | AEEB